Saltar al contenido

¿Cómo Afilar unas Tijeras de Podar?

como afilar unas tijeras de podar

Una de las herramientas más útiles para los profesionales de la poda y para aquellas personas apasionadas a la jardinería, son las tijeras de podar, con las cuales vamos a poder cortar todas las ramas,  flores y hojas secas que quieras.

Como todas las herramientas, las tijeras de podar necesitan un mantenimiento adecuado para evitar cambiarlas o tirarlas.

¿Cómo Afilar unas Tijeras de Podar?

En esta web te enseñaremos los materiales necesarios y cómo realizar un buen mantenimiento a este tipo de tijeras para alargar su vida útil. Realizar un buen mantenimiento permitirá que puedas disponer siempre de una herramienta de máxima calidad y, por tanto, aligerara el trabajo que vayas a realizar.

Materiales Necesarios para el Mantenimiento de tus Tijeras de Podar

Una manera de ahorrar tiempo es tener todo preparado y a mano para realizarlo de una manera rápida y sencilla.

  • Un recipiente con agua
  • Un cepillo de alambre
  • Una lima o una piedra para afilar
  • Lejía
  • Aceite lubricante.

Pasos a seguir para Afilar la Tijera de Podar

  1. El primer paso que debemos hacer será preparar un recipiente con agua tibia.
  2. A continuación, debemos retirar la suciedad que tengan las tijeras (tanto en las hojas como en las partes móviles) con el cepillo de alambre.
  3. El siguiente paso que tenemos que hacer es, con la piedra para afilar o una lima, desde el exterior quitaremos las modificaciones que tenga la hoja de corte a causa de su uso.
  4. Luego, una vez tengamos la hoja de corte igualada, utilizaremos una lima para conseguir que la superficie de la hoja esté lo más lisa, pulida y afilada posible.
  5. Después, tiraremos el agua que hemos utilizado para el proceso de la limpieza de las tijeras y lo volveremos a llenar con agua y lejía a proporción 10:1. Meteremos las tijeras en el agua con lejía con la proporción indicada unos segundos. Seguidamente secaremos la herramienta con un trapo limpio. Este paso deberíamos introducirlo en costumbre cuando utilicemos las tijeras para desinfectarlas después de cada uso y evitar que transmitan enfermedades entre plantas.
  6. Finalmente adheriremos un aceite para herramientas en todas sus zonas metálicas. Aplicaremos el lubricante sobre estas partes metálicas y en poco tiempo se formarán en estas zonas una impermeabilización que protegerá la herramienta de nuevas modificaciones o desgaste.

Estos pasos pueden llevarnos sobre 10 minutos, esto hace que sea muy sencillo disponer siempre de unas tijeras de podar en condiciones óptimas.

Dependiendo de qué tipo de tijeras compres, ya sean telescópicas, de dos manos, a batería o neumáticas, deberás aplicar diferentes tipos de mantenimientos.

Por lo general, en todas aplicaremos mantenimientos en las hojas de corte o cuchillas. Pero cada tipo de tijeras requiere su mantenimiento debido a su tecnología.

Podemos encontrarnos válvulas receptoras de aire comprimido, baterías, botones de accionamiento o incluso mangos ergonómicos.

Pero en cualquier caso, mantener la tijera siempre será beneficioso, no solo por la calidad con la que trabajas, sino, también, en la cantidad de tiempo que ahorraremos con un trabajo con buena eficiencia y la cantidad de fatiga que podemos evitar.

¡No dejes de disfrutar de tus tijeras a pleno rendimiento por NO aplicarle un buen mantenimiento!